sábado, 13 de septiembre de 2014

"Perfect storm": la humanidad ante el posible desastre.

Los escenarios "perfect storm" y los retos planteados.

13 de septiembre de 2014.


Releo algunos estudios que plantean un escenario de "tormenta perfecta". Particularmente la del científico John Beddington. No hablan de fenómenos meteorológicos, sino de causas y consecuencias económicas. Plantean una posible o probable pesadilla en el futuro de la humanidad. Una pesadilla cada vez más cercana.

En base a, por una parte, las estimaciones de estudios publicados por organismos internacionales como la FAO, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático, etc.; y, por otra, de previsiones de estudios independientes, la pesadilla hacia el futuro se plantea de la siguiente manera.

Factores causantes:

1. Crecimiento de la población. Se estima una población mundial de 8.300 millones de personas en 2030. 9.000 millones en 2050.

2. Mejora en la  renta media, especialmente en grandes países pobres. Particulamente en China, India, Brasil. Con el consiguiente aumento de la demanda de alimentos y energía.

3. Aumento de la urbanización. Una de las consecuencias clave es la demanda de más agua potable, a compartir con una agricultura bajo presión. 29 ciudades con más de 10 millones de habitantes en 2025. 60% de la población mundial en ciudades en 2030.


Consecuencias:

1. Demanda de energía: aumento de la demanda en un 45%. Los biofueles añadirán más tensión a la agricultura. La mayor parte del aumento en el uso de la energía no vendrá de fuentes alternativas, sino del carbón.

2. Demanda de alimentos: aumento de la demanda en un 50% (Banco Mundial), ya que una parte es demanda directa de más cereales y otros, y otra es mayor consumo por cambio de la demanda desde productos vegetales hacia productos animales que precisan cría.

3. Demanda de agua potable: aumento del 30%. Pero ya hay 1.200 millones de personas con acceso insufiicente al agua potable.


Entorno en el cual dar respuesta a los retos:

* Cambio climático. Se ha acelerado la concentración de gases de efecto invernadero, junto con una acidificación creciente de lso mares que terminarán por no admitir más CO2.

Deberíamos reducir la emisión de gases de efecto invernadero en un 50%: pero, ¿cómo hacerlo en un entorno de mayor demanda de alimentos y energía?. y, ¿cómo afrontar el acelerado cambio climático justo cuando los recursos se hacen más escasos?.

Concluyo con las preguntas consideradas claves:

* ¿Podemos garantizar el acceso a todos los derechos humanos a una población mundial de 9.000 millones de personas?. O, más bien, ¿estaremos condenando a muchas personas a la pobreza?.

* ¿Podemos garantizar el acceso al agua potable?.

* ¿Podemos producir la suficiente energía para esa población creciente, de más renta y más urbanizada?.

* ¿Podemos hacer todo esto mientras afrontamos los retos precisos para mitigar y adaptarnos al cambio climático?.


La ciencia y tecnologías tienen mucho que decir, pero ¿será suficiente?.
 
La lectura de las previsiones plantea un escenario que quita el sueño. Un reto para la humanidad. Tengo la impresión de inactividad pública internacional ante ello.


lunes, 1 de septiembre de 2014

Estados ganadores / perdedores.



Estados ganadores y perdedores.

31 de agosto de 2014.

La economía internacional no es un juego de suma cero: todos los países pueden ganar, sin necesidad de que otro pierda para ello. De hecho, ésta es la predicción de la teoría de las ventajas comparativas: si cada uno se especializa en lo que produce relativamente mejor, todos ganarán.

Pero la política sí es un juego de suma cero: el poder e influencia que ganan unos, lo pierden otros.

Y, al final, como exponía Kennedy en “Auge y Caída de las Grandes Potencias”, el poder político se basa en el económico. Es imposible a largo plazo que un Estado sea más poderoso en la arena internacional que otro si su base económica es inferior. El resto de factores tienden a ser secundarios.

La teoría del crecimiento de Solow-Swan predice la convergencia entre los Estados. Lo hace en base a los supuestos neoclásicos de inexistencia de economías de escala (no por ser más grandes y ricos se irá produciendo más), rendimientos decrecientes del capital, condiciones de Inada (la primera unidad de un factor productivo que ponemos en la economía es muy productiva, la última que pongamos a muy largo plazo producirá prácticamente nada). Pues bien, es una convergencia condicional a su propio equilibrio estacionario a largo plazo, pero, a grandes rasgos, prevé que los países más pobres crecerán más rápidamente que los países más ricos.

No es extraño que China, India, Brasil crezcan más rápidamente que los Estados Unidos, Europa y Japón. Es lo lógico y esperable. Más difícil es explicar la trampa de pobreza en que se encuentran otros países, especialmente ne le área subsahariana.

Pero, ¿qué ha ido sucediendo en los datos relativos de Estados Unidos, Japón y Europa?. En principio, caben todas las posibilidades.

Tomemos los datos de PIB desde 1995 y veamos cómo han evolucionado las grandes potencias desarrolladas. Puestos los datos de PIB en índice 100 desde 1995 tenemos gráficamente:





Los datos son claros:

Primero, los Estados Unidos han crecido un 15% más que la Unión Europea, un 21% más que la zona euro, y un 31% más que Japón. El orden del gráfico es: Estados Unidos, Reino Unido, Suiza, Unión Europea, Zona Euro, Japón.

Segundo, un país de la Unión Europea pero no de la zona euro, como el Reino Unido, ha crecido un 16% que los países de la zona euro.


¿Cómo han evolucionado los principales países de la zona euro, comparándolos entre ellos mismos?.




A pesar de la tremenda caída tras la crisis de 2008, España es el país de más rápido crecimiento de la zona euro, y tras ella Holanda. Italia, sin embargo, muestra un crecimiento demasiado lento. Alemania ha reaccionado mejor a la crisis, creciendo en base a sus exportaciones y trasladando la crisis a sus socios, pero su lento desarrollo del comienzo lo coloca tras Francia.

Finalmente, y centrándonos en España,  ¿Cómo ha evolucionado respecto a la economía desarrollada de  más rápido crecimiento?.  




Creo que el gráfico es explícito: la crisis de 2008 ha golpeado mucho más fuerte a los países de la zona euro que al resto. El euro ha sido un factor muy negativo. La causa ya la he expuesto en otras entradas del blog: la zona euro está incorrectamente diseñada. No sigue las condiciones sine qua non de la teoría de las áreas monetarias óptimas de Mundell-Lerner.

En las dos últimas décadas, los Estados Unidos han seguido ganando poder relativo frente a Europa y Japón. Las cusas son difíciles de determinar. Que el euro ha sido uno de los factores negativos es, en mi opinión, indudable.